MADRID ROMANO IV

Museo de los Orígenes.

También llamado Museo de San Isidro porque en teoría se erige sobre la casa del santo patrón de Madrid. Entre sus muros se alberga también el pozo donde el santo realizó el milagro de salvar a un niño que había caído dentro de él. Curiosamente la mayoría de madrileños, incluso los que se declaran muy castizos, desconocen la existencia de este museo.

El Museo exhibe los únicos restos romanos del área metropolitana (¿?), procedentes de villas romanas de Carabanchel y Villaverde, ambas fueron totalmente destruidas y se conservan de ellas diferentes elementos que se exhiben tanto en las vitrinas del museo como en su cripta arqueológica (en el sótano) que también es visitable.

Villa de Carabanchel.

Situada muy cerca de la famosa cárcel, su emplazamiento exacto estaba en la Quinta de los Condes de Montijo, actualmente Parque Eugenia de Montijo. Existen referencias a la existencia de la villa desde 1866 a la que se describía como una “Quinta de los romanos”.

La villa estaba decorada con un bello mosaico de las estaciones que probablemente decoraba el triclinium del edificio y del que solo se conserva dos de sus figuras alegóricas y parte de un animal similar a una pantera ocupando un espacio central. Junto al mosaico se encontró la figura dedicada a la diosa Minerva, la diosa romana que formaba la triada capitolina junto a Juno y Júpiter. Minerva era la diosa de los artesanos y protegía la inteligencia y la sabiduría.

Villa de Villaverde.

Un sacerdote descubrió los primeros restos de la villa en el año 1927. Las posteriores excavaciones sacaron a la luz dos villas superpuestas pertenecientes a diferentes siglos. La primera se construyó en el siglo I d.C y estuvo habitada hasta el IV cuando fue destruida por un incendio. Sobre sus restos se edificó una nueva villa que estuvo habitada durante todo el siglo IV después de Cristo. Apenas quedan vestigios de la primera villa y la mayoría de lo que se ve pertenece a la edificación del periodo más reciente.

Esa nueva villa pudo consistir en dos habitaciones pavimentadas con mosaicos geométricos que se abrían a una galería cubierta también con mosaico. Las paredes estaban cubiertas con estucos que se pintaban directamente sobre el enlucido de cal y arena antes de que se secase, en ocasiones imitando el aspecto de marmol caspeado. El tejado se cubría con tejas decoradas con antefijas mostrando rostros humanos, un modelo en barro de las cuales fue encontrada en las excavaciones

El visitante puede ver un hipotética reproducción del cubiculum de la villa (imagen de la cabecera) en la sala dedicada al Madrid romano. El diorama se completa con el auténtico mosaico que cubría el suelo de la estancia, incluyendo una depresión circular en el suelo que servía para recoger el agua de la limpieza. Se rescataron dos mosaicos de la villa, pero uno quedó totalmente destrozado en su posterior traslado y solo queda una pequeña orla. Las paredes estaban pintadas al fresco imitando el mármol. El museo exhibe otros restos hallados en la villa como un lampadario, la cabeza de Silvano (deidad relacionada con los campos) y fragmentos de cerámica sigilata de una vajilla. Se da la circunstancia que los restos cerámicos encontrados proceden de Italia y Francia. Dichos vestigios parecen confirmar un elevado nivel de romanización de los habitantes de la villa.

En los alrededores de la villa de Villaverde se encontraron restos de basureros, un horno y una canalización de agua.

CÓMO LLEGAR:

Recomiendo bajarse en la estación de Metro La Latina. Linea 5 Verde. El Museo se encuentra en la cercana Plaza del Humilladero.

DÓNDE COMER:

El Museo está muy cerca de la Plaza Mayor y sobre todo de la zona de bares donde los madrileños y turistas acuden a tapear los domingos. Pregunte por la calle de la Cava Baja. Por las noches La Latina se convierte en una de las zonas de copas de Madrid.

El Museo está a tiro de piedra del famoso Rastro madrileño y muy cerca de uno de los restaurantes más castizos de Madrid, el Malacatín, donde podrá degustar nuestro famoso cocido madrileño. Ya le advierto que el que sirven en este restaurante no se lo terminaría ni una legión entera. Imprescindible reservar.

Curiosidad: El nombre de La Latina donde se encuentra el Museo parece deberse a una tal Beatriz Galindo una profesora que se hizo famosa por enseñar latín en el barrio durante el siglo XV.

http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/museoSanIsidro/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s