DE VIAJE POR: PORTUS ILICITANUS

PORTUS ILICITANUS

Provincia: Cartaginensis

Ubicación actual: Santa Pola (Elche Alicante)

Comunidad Autónoma: Valencia

Aunque ahora es una de las ciudades elegidas por miles de turistas para pasar las vacaciones estivales, lo cierto es que la ciudad de Santa Pola fue en el pasado un importante puerto comercial romano bajo el nombre de Portus Ilicitanus. Tanto Plinio el Viejo como Pomponio Mela hacen referencia a la existencia de este golfo ilicitano, pero será Ptolomeo el que haga mención directa a un Puerto Ilicitano ubicado en la costa de los contestanos. Dicho Portus se encontraba vinculado a la cercana Ilici (Elche) con la que estaba conectada vía terrestre bordeando la laguna de inundación.

Ruinas de posible templo en e Ilici (La Alcudia, Elche)
Ruinas de zona foral d Ilici (La Alcudia, Elche)

Portus Ilicitanus se encontraba en dos de las rutas marítimas comerciales del Imperio. La que venía de Andalucía bordeando el litoral levantino para luego partir hacia Roma; y una segunda ruta que partía de Santa Pola y pasando por Cataluña y sur de Francia proseguía vía fluvial por Ródano y Rín hasta llegar a los limes germánicos. De Portus Ilicitanus partían hacia esos destinos los productos típicos de Hispania como vino, aceite, trigo, salazones, cuero, esparto y lanas. Se ha encontrado monedas de cecas procedentes de los lugares más distantes del Imperio como Constantinopla.

WIN_20160715_12_04_55_Pro

La cercana isla de Tabarca ha dado muestras de este constante tráfico de mercancías, localizándose un ancla romana de 1,40 cm y más de 130 kilos de peso, además de diversos cerámicos procedentes de naufragios de naves fenicias y romanas.

En épocas más tardías como el 460 d.C fue de aquí donde se botaría la flota con la que Mayoriano quiso invadir sin éxito el África vándala, lo cual da idea que incluso en la tardo-antiguedad, Santa Pola siguió teniendo cierta importancia.

Evidentemente semejante comercio trajo una gran pujanza a la ciudad y es constatable la existencia de una clase rica acomodada como demuestra el hallazgo de una villa romana con el pavimento decorado con mosaicos encontrada en el Parque del Palmeral. Se trata de una mansión del siglo IV d.C articulada alrededor de un patio central con peristilo y que servía de distribuidor a diversas estancias como un triclinium, oecus y cubiculum, algunos de ellos decorados con mosaicos de motivos geométricos.

WIN_20160715_12_03_11_Pro
Maqueta de villa del Palmeral.

El puerto romano se situó sobre el emplazamiento del antiguo puerto ibero. Hoy podemos localizarlo en un lugar a muy pocos metros de la domus del Palmeral y encajado entre dos edificios de apartamentos. Los restos se hallan en una situación de total abandono y rodeados por una alambrada y desde la que se distinguen algunas de sus estructuras. Se supone que el yacimiento nos presenta la zona comercial del puerto, incluyendo algunos de sus almacenes donde sus guardaban las mercancías para su posterior envío por el Vinalopó y diversas viviendas con una o dos habitaciones que disponían de pozo y horno de piedra, probablemente habitadas por los clientes de los acaudalados dueños de la villa señorial que vimos antes.

P1160371

Sorprende ver que las instalaciones del puerto romano se encuentran tan alejadas del mar, a casi 1 kilómetro de la actual línea de costa. Ello se debe a la colmatación del litoral diferentes vertidos que hicieron que el puerto quedara finalmente inservible, coincidiendo con la caída del Imperio Romano en Hispania (Siglo V d.C) De hecho sabemos gracias a las crónicas del obispo Hidacio que el Portus Ilicitanus cayó en poder de los vándalos en el 460 d.C.

Pero no hay ocio sin negocio y los restos del polígono Salinas-Picola nos ofrecen los restos  de una cetaria o factoría dedicado a la producción de garum y salazones. Aunque los restos de la cetaria datan del siglo IV d.C, parece ser que están edificados sobre un antiguo asentamiento ibérico del siglo V a.C lo que nos da idea de la antigüedad de Santa Pola como enclave humano. La cetaria continuó funcionando hasta bien entrado el siglo VI d.C y constaba de una gran sala con mosaico destinada probablemente a tareas comerciales, así como un área productiva donde se han identificado salas de despiece, cisternas de agua dulce, horno, dos complejos de balsas de decantación y una fachada porticada bajo la cual discurre un desague que servía para expulsar al exterior los restos de la sala de despiece.

Por los restos orgánicos encontrados sabemos que utilizaban pescados como el salmonete, boga, sardina, boquería, castañola, jurel y clucha. Lo cierto es que a día de hoy la cetaria se encuentra en un estado de total abandono y desde la verja que delimita el recinto apenas puede distinguirse una de las cisternas de agua dulce (la otra se encuentra justo bajo la carretera) y justo detrás lo que debió ser la sala de despiece y limpieza. A la izquierda se encontraría el pórtico de entrada al complejo.WIN_20160715_12_21_09_Pro

Para hacerse una idea muy concreta de la forma de este yacimiento conviene visitar el Museo de la Sal y el Mar sito en el castillo – fortaleza de Santa Pola. Allí podremos hacer un recorrido por la historia milenaria del Portus gracias a los restos arqueológicos y diversos dioramas como el que recrea el cubiculum de la villa del Palmeral o uno de los patios de la cetaria. Su pieza más importante es sin duda un busto de Tanith, deidad cuyo culto probablemente pervivió algún tiempo durante la ocupación romana de la ciudad.

El conjunto arqueológico se completa con una necrópolis hallada cerca de la Diputación y cuyo hallazgo más impresionante es un bello sarcófago del siglo II representado el rapto de Proserpina y que actualmente se conserva en el Museo Arqueológico de Barcelona.

P1170099

DÓNDE DORMIR: ¿Por qué no pernoctar en la cercana Isla de Tabarca? Allí podrá contemplar el atardecer desde su ciudadela y evocar los tiempos en los que las liburnas entraban y salían del Portus con sus ricas mercancías. Recomiendo Hotel Gobernador.

DÓNDE COMER:  Recomiendo todo un clásico como El Batiste, el restaurante más famoso de Santa Pola especialista en arroces y todo tipo de pescados con el que saciaremos nuestra hambre. Otra opción nos la brinda la posibilidad de coger un barco hasta la cercana isla de Tabarca y saborear una deliciosa fideuá o su famoso calamar de potera.

QUÉ COMPRAR: Puede que la cetaria de Santa Pola cerrara sus puertas hace mucho tiempo, pero los salazones y conservas basadas en el pescado han sobrevivido en la zona a lo largo de los siglos y son un producto típico de la gastronomía murciana y alicantina. Pruebe la hueva o la mojama ,  aunque ya le advierto que son manjares no apto para todos los paladares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s