El Fuerte Romano de Lawrence de Arabia

Lawrence de Arabia, erudito  y siempre interesado por la Historia Antigua, no pudo elegir mejor lugar para montar su cuartel general durante la campaña contra los turcos, que el viejo fuerte romano de Qsar Al Azraq (Jordania).  Allí paso el invierno junto a su amigo Ali (Omar Shariff en la película) y sus tropas nómadas durante el invierno de 1917, tal y como el mismo relata en su famoso “Los Siete Pilares de la Sabiduría”:

“Aquella debía  ser la primera visión que Alí tuviera de Azraq. Nos lanzamos por la pedregosa loma muy excitados, hablando de las guerras, canciones y pasiones de los primitivos reyes pastores, de nombres musicales que habían amado el lugar; de los legionarios romanos que allí languidecieron en épocas más remotas”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Entrada a la fortaleza legionaria de Qsar Al Azraq.

La mayoría de los castillos jordanos como el de Qsar Al Azraq tienen su origen en una red de fortificaciones erigidas por los romanos para defender la frontera o limes arabicus. Era esta una línea de defensa (en dirección norte-sur) formada por fortalezas separadas 100 km así como por fuertes y torres de vigilancia. Su finalidad era controlar los movimientos de los nómadas árabes contra las caravanas y poblaciones cercanas. El limes Cayó en declive en el siglo VI cuando se confió la defensa a tribus árabes cristianas como los gasánidas. Posteriormente algunos de estos emplazamientos fueron convertidos en tiempos de los omeyas en lugares de recreo o enclaves comerciales caravaneros y perdieron su carácter militar originario.  El término Qsar deriva del latín castrum, que era como los romanos designaban a sus campamentos y fuertes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Plano de Qsar Al Azraq

En Qsar Al Azraq (A 100 km de Amman) confluyen culturas de diferentes épocas,  historias que van desde el Neolítico al legendario Lawrence de Arabia pasando por imperios como el bizantino, omeya y finalmente el otomano. Pero la historia de la fortaleza se remonta a la época del emperador Diocleciano a finales del siglo III d.C. De hecho una inscripción ha permitido establecer que el fuerte se edificó en honor de los emperadores Diocleciano y Maximiano. Qsar Al Azraq ocupaba un lugar doblemente estratégico por su ubicación en una de las posibles vías de acceso a Siria, provincia siempre amenazada por los persas y porque acumulaba las únicas reservas hídricas de la región,  lo cual en un lugar como Jordania suponía poseer algo más valioso que el oro. La III Legión Cirenaica estuvo estacionada aquí para defender la famosa calzada y las rutas comerciales de la Strata Diocletiana.

La puerta de entrada al fuerte es una sola hoja de basalto de tres toneladas. en el enlosado del vestíbulo todavía pueden verse los tableros de juego tallados en las losetas por los legionarios para jugar al latrunculorum (un detalle que los guías suelen pasar por alto). Precisamente sobre esta puerta de entrada emplazó Lawrence de Arabia su despacho y muy probablemente fue mirando por la ventana que daba al interior del fuerte cuando escribió sus impresiones acerca de aquel lugar y que recogió en su libro “Los Siete Pilares de la Sabiduría”

P7142261.JPG
El despacho de Lawrence de Arabia

En el interior del fuerte (80 por 72 metros), a lo largo del muro norte, se conservan establos con arcos y en el lado oeste se alza una estructura que los arqueólogos creen que pudo ser el pretorio . Toda la fortaleza fue construido con basalto (la piedra existente en una cantera cercana) y tenía cuatro torres salientes en las esquinas. Unas atalayas donde Lawrence instaló unas ametralladoras Vickers que sin ninguna duda hubieran sido el arma “soñada” por los curtidos legionarios de la Cirenaica que habitaron una vez el fortín.

Ahora de toda aquella gloria pasada apenas queda nada, tal y como Lawrence nos recuerda al describir el lugar: “El insondable silencio de Azraq estaba impregnado de poetas peregrinos, de adalides, de perdidos reinos, de todo el crimen, de las caballerías… de los fantasmas de tiempos pasados que ya nunca volverán.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Placa conmemorativa  a la entrada del castillo.

Foto de portada: Peter O’Toole y Anthony Quinn en la obra maestra de David Lean “Lawrence de Arabia”(1962)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s