RECÓPOLIS. LA CIUDAD DE LOS GODOS

Recópolis es la única ciudad fundada ex novo por los visigodos y por tanto un interesante y raro caso de urbanismo “gótico” en Europa. Se halla ubicada en Zorita de los Canes (Guadalajara) y relativamente cerca de la Ercávica romana.

Más de 100 años después de la Caída del Imperio Romano en Hispania, el descendiente de uno de sus verdugos, el rey visigodo Leogivildo funda Recópolis en el 578 d.C . Una ciudad “fronteriza” a la que da el nombre de su hijo Recaredo. La fundación de Recópolis forma parte de una operación de prestigio tras diferentes campañas victoriosa del monarca contra los vascones y suevos en el norte, así como contra los bizantinos y los hispano-romanos rebeldes en el sur. De esta manera Leogivildo imitaba las costumbres de emperadores romanos como Augusto o Constantino, que fundaron nuevas urbes tras sendas victorias militares. Recópolis se convertiría en la sede regia de Recaredo, aunque nunca tuvo la importancia de  Nicópolis ni mucho menos de Constantinopla.


Advertencia: Que nadie espere encontrarse grandes edificios lúdicos o la elegancia de un foro coronado por templos. En Recópolis puede apreciarse con toda claridad la personalidad de los nuevos amos de Hispania. Los visigodos eran una raza de guerreros en constante campaña militar  y poco dados a las florituras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Barrio artesano de Recópolis

Tras visitar el centro de interpretación donde se guardan restos de varios capiteles de columnas nos encaminaremos hacia la ciudad visigoda entrando justo por el barrio artesano. A ambos lados del camino hay establecimientos o tiendas de orfebrería y vidrio. Todas siguen más o menos el mismo esquema. Dos espacios reducidos daban a la calle, separadas por el pasillo de entrada tenían la función de tiendas y la estancia situada tras ellas era el almacén. En una de las tiendas excavadas se desarrollaban actividades relacionadas con la industria del vidrio e incluso puede verse uno de los hornos.Si miramos a las tiendas que tenemos a nuestra izquierda además de una tienda dedicada al vidrío podremos vislumbrar la zona dedicada a viviendas propiamente dicha. Se trata de habitaciones rectangulares articuladas en torno a patios.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Restos de puerta monumental. Al fondo la plaza y en último término el palacio.

Siguiendo nuestro camino nos encontraremos ante la puerta monumental que daba entrada a la ciudad  y de la que apenas se conservan unos restos de pilares. Estaba formada por dos dovelas y dos arcos. Nada más traspasarla nos encontraremos con la iglesia palatina, constituida por planta de cruz latina con cabecera en ábside. Sobre los restos de esta iglesia palatina se construyó en el siglo XII una iglesia románica con su cementerio. Alrededor de ella se construyeron en época medieval diversas viviendas y una necrópolis.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Restos de la iglesia románica y ábside con altar.

Al llegar al “foro” o plaza nos encontraremos con un gran edificio en L al que se suele considerar el palatium o palacio regio de Recópolis. Una nave de 145 metros de longitud por 13,50 de ancho con pilares en el centro y que servían para sostener la segunda planta. Además de alojar a Recaredo y a los altos dignatarios, el primer piso del palatium se destinaba a labores administrativas y la planta superior a funciones de representación. Habrá que suponer que los fustes de columnas que se hallan en el cercano castillo de Zorita, adornaron alguna vez las enormes salas de este palacio. Para algunos autores este palatium es el de mayores dimensiones hallado en el Europa Occidental, para otros en cambio (J. Arce) solo se trataría en realidad de unas caballerizas o de un hórreo o depósito construido con fines logísticos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Palacio regio de Recópolis

Al igual que en las ciudades romanas, un acueducto se encargaba de suministrar agua a Recópolis. La ciudad de 33 hectáreas se hallaba rodeada por un recinto amurallado que en cualquier caso tenía más un propósito de ostentación que defensivo.Se encuentra a unos 300 metros de la zona excavada y se conservan tramos con una altura de hasta 5 metros y una anchura de 2. Estaba jalonada de una serie de torres con un diámetro de 6 metros.

Puede optarse por una visita guiada para el yacimiento aunque puede hacerse por libre. La visita al castillo de Zorita se hace obligatoriamente con guía.

DÓNDE COMER: Restaurante El Coto de Albalate de Zorita. Donde los menús son tan contundentes como las ruinas de Recópolis. Un gran chuletón le hará sentirse como un auténtico visigodo.

DÓNDE DORMIR: En el Hotel Rural las Nubes. Un lugar apartado del ajetreo y las estridencias de la civilización. Está un poco aislado, pero las vistas merecen la pena. Le recomiendo que alquile una de las cuevas bioclimáticas. Dispone de un espectacular restaurante – bar con mirador y chimenea donde uno mismo puede servirse una copa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s