UN HISPANO EN LA GESTAPO IMPERIAL

Como tantos otros Imperios y naciones, Roma dispuso de varios y eficientes sistemas de inteligencia que aparecen citados por diversas fuentes. Un hispano del siglo IV d.C llegó a ser un alto funcionario de la temible “Gestapo imperial”.

La policía secreta imperial siempre había existido, pero en el Bajo Imperio se materializó en una agencia de inteligencia tan temida como odiosa a través de los famosos agentes in rebus,  una poderosa arma de represión política precursora de las modernas Stasi o Gestapo. Su número de agentes llegó a ser 1.200 y estaban infiltrados en todas las administraciones del Estado. Nadie estaba a salvo de sus intrigas. Se dedicaban más a amenazar y controlar a los funcionarios del emperador que a buscar información. Dependían del “magister officiarum”, que llegó a ser un verdadero “emperador” en la sombra. Estos individuos asistían de forma disimulada a los círculos de gente respetable bajo la apariencia de gente humilde y de este modo entraban en el palacio por las puertas traseras. Es decir, se hacían pasar por criados, esclavos, etc…Según cuenta Amiano Marcelino (Siglo IV d.C): “lo que susurraba un padre de familia a su esposa en la mayor intimidad sin que estuviera presente ningún siervo de la casa, al día siguiente era conocido por el emperador. (…) y por eso se sentía terror incluso cuando las paredes eran los únicos confidentes de los secretos.”

P1130043_edited
En el Bajo Imperio los cotilleos eran peligrosos.

Uno de los más tristemente famosos de estos agentes fue un hispano llamado Paulo y al que se apodaba “El Cadenas”, ya que todos los que tenían la desgracia de cruzarse en su camino, acababan irremediablemente en prisión y sometidos a todo tipo de tormentos, además de ser experto en “tender” un red de calumnias y mentiras que enredaba a sus victimas en una maraña imposible de desenredar.

Conocemos todas las barrabasadas de este individuo gracias a la crónicas de Amiano Marcelino que lo describe como “una verdadera serpiente de rostro impenetrable”. Por este historiador del siglo IV d.C sabemos que Paulo impuso su reinado de terror gracias a una extensa red de informadores y delatores profesionales. Se creó entonces un clima paranoico en todas las clases sociales, había que tener cuidado con lo que se decía, ya fuera en una taberna del puerto o en un banquete de aristócratas. Nadie estaba a salvo y las acusaciones casi nunca era comprobadas o muchas se conseguían mediante tortura, de manera que la mayoría de acusados acababan con sus huesos en la cárcel y sus propiedades confiscadas.Ni tan siquiera el vicario de Britania, un tal Martino, pudo acabar con los desmanes de este siniestro personaje y acabó suicidándose con su propia espada para evitar convertirse en una de sus víctimas.

P1130010_edited
En la Roma del siglo IV d.C se empezó a crear un clima de paranoía y traición.

Paulo inició sus actividades durante el principado de Constancio II (317-361 d.C), un tipo envidioso y paranoico que veía conspiraciones contra su persona en cualquier parte. En ese ambiente político enrarecido, Paulo encontró un excelente caldo de cultivo para iniciar una terrible carrera de asesinatos, torturas y latrocinios. Tanta era su avaricia que Amiano Marcelino dice de él “si el maestro de gladiadores obtiene lucro y beneficios del comercio de funerales y juegos, él lo buscaba del tormento y las ejecuciones.”

P1110779_edited
Cientos de personas fueron detenidas por orden de Paulo Catena.  Sarcófago de Astorga. Arresto de Pedro. Siglo IV d.C MAN

Tras la victoria del césar Juliano en su guerra civil contra Constancio, el maligno personaje se convirtió en víctima de una de las “purgas” que se acostumbraban a hacer entre los altos cargos palaciegos del bando perdedor. Paulo “El Cadenas” fue quemado vivo junto a otros partidarios de Constancio. De nada le valieron al espía hispano todas las riquezas que acumuló a costa de sus víctimas. La serpiente ardía por fin en el Infierno.

Imágenes de portada y el artículo Tarraco Viva 2014, excepto sarcófago de Astorga; Fotos del autor. Grupos de Reconstrucción Histórica Projecte Phoenix y Septimani Seniores.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s